Masajes anticelulíticos y sus Beneficios

El problema de la celulitis se puede tratar desde diferentes tratamientos y procesos, todos dirigidos por la medicina estética, aplicando entre ellos el ultrasonido, la radiofrecuencia, la presoterapia y el láser.

A pesar de estas nuevas formas de detener y retroceder la celulitis, tanto para los que la tratan en casa con un masajeador anticelulítico como para los profesionales, los masajes anticelulíticos no dejan de ser de lo mejor al momento de querer poner fin a esta molestia.

¿Qué se consigue con estos masajes?

Con estos masajes se logra que se abran los poros, estimular el sistema linfático, romper la grasa, y hacer que los productos cosméticos entren a la piel con mayor facilidad.

Uno de los puntos más importantes y que se puede considerar el primero al momento de decidir realizarse un masaje anticelulítico es la elección de la crema que se aplicará en el tratamiento, existiendo muchísimas en el mercado de este sector, pero tan solo teniendo el 10% de estas una eficacia comprobada, siendo por eso que recomendable antes de adquirir una, consulta a los expertos.

El segundo punto es la constancia, factor que también resulta de mucha importancia, en especial en lo que se refiere a los resultados que se quieren obtener, siendo lo ideal un masaje anticelulítico diario en casa que se realice correctamente antes, durante y después de la ducha.

Este tratamiento se debe complementar con una alimentación sana y con ejercicios regulares.

El principio del masaje se debe realizar antes de la ducha con una manopla de crin con la que se realizan movimientos circulares que van desde los pies a la cadera, tratando de activar los ganglios lo mejor posible.

Ya en la ducha se debe masajear con el mismo guante la parte inferior de la cadera y los muslos, eliminando con esto células muertas y estimulando la circulación. Una vez se haya salido de la ducha, se debe aplicar la crema anticelulítica en la piel y se debe masajear con la mano como si se estuviera amasando pan.

Después se debe pellizcar la piel, manteniendo la presión sobre esta por algunos instantes, terminando con un masaje suave, y haciendo movimientos circulares con la palma de la mano hasta que la crema se haya disuelto por completo.

En el caso de que los masajes caseros no estén produciendo los resultados deseados, lo recomendable es recurrir a un experto que de seguro tendrá un amplio repertorio de tratamientos y masajes, siendo los más frecuentes los de drenaje.

Con este tipo de masaje se moviliza la grasa y demás sustancias almacenadas, produciendo uniformidad de la piel y firmeza de la misma.

También se emplean masajes para romper las bolsas de grasa, siendo estas muy eficaces aunque dolorosas, y otros en los que se eliminan los líquidos y toxinas del sistema linfático.

Por lo general, se recomiendan unas cinco o seis sesiones de masajes anticelulíticos organizados, dos la primera semana, y el resto uno por semana.

¿Para qué sirven los masajes anticelulíticos?

La celulitis es una inflamación del tejido celular subcutáneo causada por la alteración o el mal funcionamiento de la microcirculación del organismo.

Por causar la retención de líquido, es común que se cree un aspecto de piel de naranja, y que esta cause dificultades en lo que se refiere a la circulación linfática y a la circulación sanguínea.

Existen factores como el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco que hacen más propenso el organismo a la aparición de la celulitis, ya que disminuyen la oxigenación de los tejidos.

A estos factores que pueden potenciar la posibilidad de tener celulitis se unen el sedentarismo, la poca actividad física, la obesidad o sobrepeso, usar ropa demasiado ajustada, las várices, consumir alimentos ricos excesivamente en grasas saturadas, y tomar anticonceptivos de vía oral.

La medicina estética ha generado grandes avances en los últimos tiempos, por lo que ya existen diferentes tratamientos especializados para la disminución y erradicación total de la celulitis.

Entre ellos podemos encontrar la mesoterapia, la carboxiterapia, tratamiento de radiofrecuencia, la ultracavitación, entre muchas otras, y todos estos métodos, por distintos que sean y a pesar de sus diversas técnicas, tienen en común que al combinarse con masajes anticelulíticos pueden ofrecer como resultado una mejora apreciable y muy efectiva.

Además, se recomienda que se le sume a esto una rutina de ejercicios que se practique diariamente, y una dieta que ayude a eliminar las toxinas y los líquidos, evitando también las grasas saturadas, que son el principal problema en esta condición.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *